[CRÓNICA] EGON SODA ‘Un portentoso engranaje que encaja a la perfección.’ | 26/11 | L’Auditori @ Barcelona

Es complicado ponerse a dar una opinión imparcial cuando tienes semejante desfile de músicos encima de un escenario. Cuando la voz  quebradiza de Ricky Falkner es una interesante mezcla entre la fragilidad y la nostalgia más empática. Cuando Ricky Lavado va sobrado de un magnetismo que no te deja apartar la mirada de él, Charlie Bautista no puede ni sentarse de la energía que desprende y Xavi Molero, Ferran Pontón y Pablo Garrido no dejan de brillar.

DSC_0102


Me parece tan entrañable como admirable que alguien de la talla de Falkner empiece un concierto nervioso y que ni pretenda esconderlo, que desprenda tanta emoción como ganas y que la evolución a lo largo del concierto sea tan palpable.

Un directo donde lo más significativo no fue solo la presentación de su nuevo trabajo Dadnos Precipicios, sino la demostración de que lo importante siempre es lo común. Un rock muy clásico con sabor a folk americano con letras con un enorme compromiso con la literatura (Ferrán ha superado todas las expectativas con sus letras). Juntar a Standstill, Jero Romero, Mi capitán y Nudozurdo. Mezclarlo y volver a crear algo totalmente distinto. ‘La vida no puede ser esto’. Casi dos horas de emociones contenidas, de aplausos de fieles devotos y un sutil repaso por El Hambre, El Enfado y la Respuesta (2012) y Egon Soda (2008).

Supongo que la evolución de un grupo a lo largo del tiempo, tiene que ver directamente con el crecimiento de quienes lo componen. Y lo mismo pasa con el discurso de los temas que forman parte de un trabajo: la transición de un discurso más social a algo más emotivo y maduro. Unos músicos que cada vez son músicos más completos que  cogen todo ese talento trabajado y te lo sirven como un regalo.

111

No tocaron Bueno, Averno, pero fue un auténtico recital casi sin fisuras. Al subir Enric Montefusco al escenario algo se rompió por un momento, como cuando pretendes hacer coincidir al pasado con tu presente. Con toda la naturalidad del mundo, dejan de tocar y Falkner evoca –Si la tocamos, que sea bien. Y vuelven a iniciar Roble inverso para esta vez, bordarla. Todo lo que le augura a Enric debe ser éxito, porque es jodidamente increíble el brillo especial que le da a todo lo que toca con esa voz.

 

 

Tras la huída de Enric empezó el desfile: Gonzal Planas, Julian Saldarriaga, Martí Perarnauy Dani Ferrer, amigos y componentes de sus paralelas bandas formaron parte del emotivo directo al son de Reunión de pastores.

La buenísima acústica del Auditori se merece una mención especial, lo mismo que el brutal trabajo de un técnico de luces que les hizo un espectacular favor al grupo.

Sólo quedó tiempo para Lear y cerrar con Nueva internacional.

EgonSoda es un portentoso engranaje que encaja a la perfección.

 

 

Texto y fotografías : Elisa Sanjuan | @inde_polis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s